VITÓRIA, Brasil, 13 February 2017 /PRNewswire Policy/ — Residentes de Vitoria, capital del estado de Espírito Santo, realizaron el domingo (12), en el malecón de la playa de Camburi, la Marcha por la Paz. Con carteles, camisetas y globos blancos, ellos pidieron el regreso de la normalidad, tras nueve días desde la paralización de la Policía Militar en el estado.

Con el retorno gradual de los agentes –875 patrullaban las calles del estado el domingo–, la presencia de las Fuerzas Armadas y de la Fuerza Nacional, algunos residentes dicen sentirse ya más seguros para reanudar la rutina y salir de sus casas.

Según el alcalde de Vitoria, Luciano Rezende, el objetivo del acto es hacer que las familias vuelvan a ocupar los espacios públicos de la capital.

Rezende dijo que este lunes (13) se retomará gran parte de las actividades en las escuelas municipales, centros de salud y oficinas gubernamentales. “La idea es que volvamos a la normalidad poco a poco. La presencia de más de 5 mil personas en esa Marcha muestra que este es un sentimiento de todos nosotros: queremos reanudar nuestras vidas.”

Regreso a la normalidad

Poco a poco, la población comienza a volver a la rutina. Playas, bares y restaurantes estaban más llenos el fin de semana. Aunque con miedo, el pueblo está saliendo de casa.

La pareja Carlos Henrique Ribeiro y Camila Lélis, acompañados por la nieta Ana Júlia, de 2 años, decidió participar en la Marcha por la Paz para tener de nuevo la sensación de tranquilidad que siempre tuvo en la capital. “Me siento bastante tranquilo. De lo contrario, no traería a mi nieta”, dijo Ribeiro, quien es procurador del estado y no pudo trabajar la semana pasada debido a que los órganos judiciales permanecieron cerrados.

Eliete Bermudes tiene 66 años, es jubilada de la Policía Civil, y cuenta que aún se siente insegura. “Creo que alguna de las partes debería ceder. El gobernador no cede, la policía tampoco, y la población se queda en medio de los disparos. No estoy de acuerdo con cualquiera de los lados”, dijo.

Mujeres y madres de agentes policiales siguen acampadas delante de los batallones, impidiendo la salida de vehículos y de personas, en protesta por mejoras salariales.

Homicidios

El Sindicato de Policías Civiles del estado informó que se registraron 142 homicidios desde el día 4 hasta la mañana del domingo. El mayor número de muertes violentas (40) se registró el lunes día 6.

SOURCE Agência Brasil – Empresa Brasil de Comunicação S/A – EBC